Formas de madera decrecientes para ayudar al aprendizaje del niño, están pintadas y decoradas con pintura no tóxica. Es un juego resistente y fuerte y favorece a la coordinación. Recomedable para mayores de 3 años.